Las micras y su importancia

Qué tienes que mirar para saber si el césped te va a durar.

De entre todos los datos que figuran en la ficha técnica de un césped artificial, hay uno que suele pasar desapercibido entre tanto dato, pero que es de vital importancia, ya que va a influir de forma notable tanto en el comportamiento del césped como en su durabilidad, ¿quieres saber cuál es? Sigue leyendo y te lo contamos. 

Cuando miramos el césped artificial vemos que está formado por un montón de “pelos” que imitan las briznas de hierba del césped natural. Cada uno esos “pelos” es un hilo o fibra que tiene que volver a levantarse cada vez que la pisemos, y que va a estar a la intemperie soportando el frío, la lluvia, el calor y, sobre todo, los dañinos rayos UV del sol.  

Para aumentar la duración del césped artificial en tan duras condiciones, las fibras se fabrican con unos aditivos que las protegen de los rayos UV, pero por desgracia esa protección no es eterna y las fibras se van degradando poco a poco. Y aquí es donde entra la medida que más influye, las micras. 

Como podemos ver en la imagen, con las micras nos referimos al grosor de la fibra y normalmente se da la medida del punto más grueso. Es fácil deducir que cuanto mayor sea el número de micras mejor resistirá el paso del tiempo, no obstante, hay que tener en cuenta que como bien hemos dicho antes, dicha medida se da del punto más grueso y por tanto no siempre más es mejor. 

Veamos un ejemplo:  

En las dos figuras anteriores tenemos dos ejemplos de fibras como si las viéramos desde arriba. La primera tiene un nervio central muy marcado y grueso, con 250 µ y unas alas anchas, mientras que el segundo tiene un nervio central no tan grueso, 200 µ, pero más ancho y con unas alas más estrechas y gruesas. 

Si solo nos fijamos en las micras, el primero sería el mejor, pero si miramos como están repartidas esas micras, es decir la forma o estructura que tiene la fibra, el segundo ejemplo está más equilibrado. 

Un sencillo truco 

A la hora de comparar no siempre tenemos a mano las fichas técnicas del césped artificial, y las micras es un dato que no siempre se da, así que ahí va el truco para poder ver si un césped tiene pocas micras. Tan solo tienes que coger una fibra y mirarla al trasluz, si transparenta mucho es que tiene pocas micras, en cambio si no transparenta es que tiene bastantes. Es un truco muy simple, pero es bastante útil porque nos permite ir más allá de las apariencias y ver la calidad real del hilo. 

No hay comentarios

ENVÍA UN COMENTARIO