¿Cómo Reciclar El Césped Artificial?

El césped artificial se usa en instalaciones deportivas, jardines, escuelas, oficinas, universidades y en muchos más lugares porque es increíblemente útil y asequible, pero ¿qué hacemos con él una vez que su vida útil ha terminado?

¿Lo tiramos? ¿Lo guardamos en otro lugar? Seguro que puede, pero la mejor alternativa para nosotros y nuestro planeta es reciclarlo.

Incluso si no tienes ganas de reciclar todo el césped artificial, hay otros usos que puedes darle incluso después de que su vida útil haya terminado.

Hoy te contamos todo sobre el reciclaje y la reutilización de este material y cómo puedes hacerlo.

¿Cómo se puede reciclar el césped artificial?

Mucha gente no sabe que todos los metros que tienen de césped artificial pueden ser reciclados.  La razón es que la mayoría de las veces no saben de qué están hechos y, después de muchos años, cuando hay que cambiarlo, no saben qué hacer de él.

Por suerte para nosotros y para nuestro planeta, podemos reciclar el césped artificial. En su mayoría todos están hechos de polipropileno, polietileno y nylon. Estos tres materiales son reciclables.

Lo que pasa con esos materiales es que, aunque son totalmente reciclables, aún necesitan ser separados cuidadosamente (de hecho, como muchos otros accesorios de plástico).

Esta separación no era posible hace unos años, pero muchos centros de reciclaje se mantienen al tanto de cómo avanza la industria, y han desarrollado una tecnología que les permite hacerlo.

Por supuesto, este no es un proceso barato, pero se está ejerciendo cada vez más presión en las empresas para que reciclen más, por lo que se acabó el tirar nuestro viejo césped a vetetúasaberdónde.

Lo que en esencia hace que el césped artificial sea una opción sostenible, es que no necesitas cortarlo ni regarlo, pero ahora además también puedes enviarlo a un centro de reciclaje y darle una segunda vida. Y encima, dura más de 7 años, muchos más dependiendo del tipo de césped que elijas.

Con el césped artificial usado se pueden hacer nuevos objetos, sin embargo, todavía no podemos fabricar césped artificial nuevo a partir de uno viejo.  Pero, quién sabe, quizás en un futuro cercano podamos mandar nuestro viejo césped artificial a reciclar y, en unas semanas, tenerlo de vuelta completamente nuevo.

El proceso de reciclaje consiste básicamente en separar los materiales y luego pasar al proceso de repeletización, que consiste en cortar los plásticos por tipo, limpiarlos, fundirlos y transformarlos en un gran número de diferentes cosas nuevas.

Entonces, ¿qué tengo que hacer? Simplemente lleva tu césped artificial usado al centro de reciclaje más cercano y deja que ellos se encarguen de todo. 

Asegúrate que lo entregas a un gestor de plásticos debidamente autorizado.  El listado de gestores autorizados es información pública y normalmente también se encuentran en las páginas web de las comunidades autónomas.

Si deseas darle un uso diferente a tu viejo césped artificial, todavía se puede reutilizar para otras cosas.  Te contamos algunos de estos usos pero, primero, te explicamos cómo saber si tu césped está para cambiar o no.

¿Cómo sé si mi césped artificial está para cambiar?

Antes de pensar en reemplazar el césped artificial que tienes en casa o en la oficina, debes asegurarte de que su vida útil haya finalizado.

Por lo general, duran más de 7 años, hasta 10 o incluso 15 años, según la calidad, el clima y las condiciones de cuidado.  Así que hasta entonces, realmente no hay necesidad de preocuparse por ello.

Si, por ejemplo, estás comprando una casa nueva que tiene césped artificial, te recomendamos que preguntes al propietario anterior cuánto tiempo ha estado allí, pero si no puedes encontrar esta información o si estás realmente preocupado por el momento de cambiar de césped, así es cómo sabrás que está para cambiar.

En primer lugar, el césped artificial debe verse como el césped natural en su esplendor, si el césped no es verde y parte de él se está deshaciendo lentamente o ha perdido color, es hora de cambiarlo.

El césped de la izquierda estaría para cambiar, el de la derecha no.

En segundo lugar, el césped artificial no huele, pero si el tuyo huele a humedad, o tiene algún tipo de olor extraño, es una señal de que algo no está funcionando correctamente y, la mayoría de las veces, el problema suele ser que es demasiado viejo.

Si caminas por encima y lo notas áspero, es hora de cambiarlo. El césped artificial es suave, como el césped natural, y no debería ser incómodo caminar sobre él.

Así que, si ya has comprobado todas esas opciones y alguna de ellas es afirmativa, es el momento de cambiar tu césped artificial.  Pero si no puedes encontrar un centro de reciclaje cerca, o si deseas darle una segunda oportunidad, hay algunas cosas que puede hacer.

Sin embargo, ten en cuenta que la reutilización de tu viejo césped no es una forma de reciclaje, solo retrasa su eliminación. En cierto modo, sí, estás ayudando al medio ambiente, pero en algún momento tendrás que hacer el viaje al centro de reciclaje o llamarlos y pedir un camión para poder llevarlo hasta allí.

Diferentes usos para tu viejo césped artificial

Estos son algunos de los segundos usos que puedes dar a tu viejo césped artificial:

– Puedes ponerlo en el suelo de tu garaje, al menos una parte de él.

Adapta la casa de tu mascota, el césped se puede poner encima del sellado, o dentro para que se sienta cómodo.  Solo asegúrate de que el césped no huela mal, no pasa nada si está un poco viejo o descolorido, pero los olores raros mezclados con los de tu perro o gato pueden ser terribles.

– Si tienes una parte de tu jardín con césped natural que está destrozado por su mascota, puedes cubrirla con una parte del césped artificial viejo y colocar algunas decoraciones encima para camuflar el daño.

– Puedes cortar formas y escribir mensajes o hacer que tenga una forma específica (por ejemplo, el logotipo de tu escuela, universidad o compañía) para decorar espacios.

– Puedes donarlo a centros de arte, tienen artistas creativos que pueden transformarlo en piezas artísticas.

– O córtalo en trozos pequeños y frótalo con hierba gatera, los gatos lo rascarán y jugarán con él, y ya que tendrás unos cuántos metros, seguro que ahorras mucho dinero en juguetes para gatos.

Los segundos usos que puedes darle a tu viejo césped artificial son muchos, depende de ti cómo usarlo de la mejor manera.  Pero recuerda, si realmente tienes la oportunidad de reciclarlo, hazlo.  Siempre será la opción más sostenible.

No hay comentarios

ENVÍA UN COMENTARIO